oxímoron

16 \16\UTC noviembre \16\UTC 2011

Muerto pero mío,  pensó mientras entraba en la sala y se sentaba frente al gran televisor.  Tras unos minutos viendo una sucesión de sombras correr por la pantalla se cortó la imagen y sobrevino un insoportable silencio. Sus colaboradores le sostenían a duras penas la mirada. Por fin, una voz distorsionada repetía con profesional claridad: ‘Geronimo E-K-I-A’. Los gritos de júbilo de militares y políticos inundaros la sala, mientras el Premio Nobel de la Paz sonreía con satisfacción.

frankie ‘gacela’

6 \06\UTC octubre \06\UTC 2010

Como los ángeles al caer el sol o las putas al amanecer, Frankie ‘Gacela’ Connor terminó la jornada intentando olvidarla. Se caló el sombrero, enfiló hacia el pub y, a los pocos pasos, escuchó la cantinela: ‘¡Extra! ¡Extra! Encuentran muerto al asesino de Lorenzano’, le dio unas monedas al joven vendedor y ojeó el periódico, ‘Chico, ¿dónde está la noticia?’, no hubo terminado la frase cuando, el que en adelante sería conocido como Vinny ‘Vendetta’ Lorenzano, le vació el cargador sin mediar palabra. Frankie se desplomó torpemente y, como un pescado agonizante, miró impotente cómo su sangre empapaba los ejemplares desparramados de la edición de tarde.

comida familiar

22 \22\UTC septiembre \22\UTC 2010

Y dio otro bocado.
–Esto no es necesario –murmuró ella con los ojos todavía llorosos.
–Entonces no comas –contestó él rebañando un poco más el hueso.
–Por favor, deja de comer –le suplicó con un hilito de voz.
–Se lo advertí, les dije que lo haría –respondió sin mirarla–. Yo cumplo mis promesas, ya lo sabes –añadió  alargando su mano hasta otro pedazo carne.
Ella rompió a llorar. Se levantó de la mesa lentamente y arrastró sus pies por el pasillo, en  el nuevo y extraño silencio de la casa.

corazón frío rebozado

9 \09\UTC junio \09\UTC 2010

La carne rebozada fría no vale nada, murmuró ella. Corazón frío rebozado pensé. Ella tampoco comía. El olor a cuero de sus maletas junto a la puerta se mezclaba con la fritanga que planeaba en mi minúsculo estudio. Por primera vez en mucho tiempo nos pusimos de acuerdo en algo y dejamos la comida en el plato. Después de no comer recogí la mesa y ella entró al baño. Luego se fue. Un año después nos encontramos en la calle, pensé que me diría algo de los trozos de carne que puse aquel día en su bolso, pero simplemente se hizo la loca y aceleró el paso.

La carne rebozada fría no vale nada, murmuró ella. Corazón frío rebozado pensé. Ella tampoco comía. El olor a cuero de sus maletas junto a la puerta se mezclaba con la fritanga que planeaba en mi minúsculo estudio. Por primera vez en mucho tiempo nos pusimos de acuerdo en algo y dejamos la comida en el plato. Después de no comer recogí la mesa y ella entró al baño. Luego se fue. Un año después nos encontramos en la calle, pensé que me diría algo de los trozos de carne que puse aquel día en su bolso, pero simplemente se hizo la loca y aceleró el paso.

sonrisa de guerra

12 \12\UTC mayo \12\UTC 2010

La mujer de la foto sonreía a pesar de estar harapienta y sucia, a pesar de haber perdido a su familia en los restos del bombardeo que humean tras su espalda y a pesar de que el ejército ha tomado la ciudad y sabe lo que les hacen a las mujeres. Es probable que sólo sonría porque el autor de la fotografía es un soldado enemigo y quiera, de alguna forma, mostrarse digna, aunque, seguramente, el verdadero motivo por el que sonríe es que el fotógrafo no ha reparado todavía en que, al final de su mano cerrada, sobresale la punta oxidada de un cuchillo.

	La mujer de la foto sonreía a pesar de estar harapienta y sucia, a pesar de haber perdido a su familia en los restos del bombardeo que humean tras su espalda y a pesar de que el ejército ha tomado la ciudad y sabe lo que les hacen a las mujeres. Es probable que sólo sonría porque el  autor de la fotografía es un soldado enemigo y quiera, de alguna forma, mostrarse digna, aunque, seguramente, el verdadero motivo por el que sonríe es que el fotógrafo no ha reparado todavía en que, al final de su mano cerrada, sobresale la punta oxidada de un cuchillo.
A %d blogueros les gusta esto: