secreto de ibérico

9 \09\UTC junio \09\UTC 2010

La carne rebozada fría no vale nada. Come — le urgió Arts.
—Está deliciosa y la guarnición de bellotas exquisita —se rindió Gurst— ¿Qué parte es?
—Secreto, secreto de ibérico. Era un animal magnífico, fuerte, esbelto, nos dio mucha pena matarlo, tenía una mirada tan dulce…
—Dulce sí que está. Échame un poco más —pidió Gurst—. Entonces, ¿cómo va el negocio?
—Nos los quitan de las manos, mandamos un camión al matadero cada semana —confesó Arts triunfante.
—Te dije que montar una granja de humanos ibéricos era un negocio redondo —gruñó Gurst— ¿Puedo repetir?

homenaje a eduardo mendoza

6 \06\UTC enero \06\UTC 2010

Me acerco y anoto sus nombres: berenjena, apio, tomates y nueces, el resto ya están identificados, los meto en el carro y un terrícola macho de cabeza apepinada y gorrito blanco me sonríe. Pasillo 3, sección A, me acerco y anoto: comida para félidos, compuesto de: carne de bóvidos, también al carro. Una hembra me ofrece fresas disociadas en moléculas de glucosa, engullo la bandeja por educación, pero no me sonríe. Me dirijo a la salida y un varón con altos niveles de testosterona me detiene. Aunque me salpico, le aplico con éxito el gravitador para dividirlo en dos. Me acerco y anoto: pulmones, bazo, hígado.

gravitador

corbata

17 \17\UTC septiembre \17\UTC 2009

Por ejemplo, averiguar quién era la mujer que me estaba anudando la corbata me intrigaba, pero lo que de verdad me traía loco era por qué no me podía mover. Era como en los otros mareos, pero peor, era raro. Menos mal que llegó aquel señor y dijo lo del ataúd. Tardé un poco en entenderlo, pero es que no había otra: estoy muerto. ¡Mira!, han cerrado la tapa, ya me deben llevar para la iglesia. Supongo que me habré muerto de aquello que tenía que hacerme las pruebas el doctor, ¿cómo era? Captaplejia… no, catalejia… tampoco… ¡catalepsia! eso es.

A %d blogueros les gusta esto: