al mayor tom

17 \17\UTC marzo \17\UTC 2010

Prisionero de su esfera, se concentra como le han enseñado para mantener la calma: las turbinas no arrancarán. Se sienta sobre una roca y admira una vez más la profundidad azul de la otra esfera. Sus ojos encuentran sin querer la casa donde se crio, ‘debe hacer un día estupendo’. La idea le ha encharcado la mirada, el entrenamiento no sirve para esto, pero uno se da cuenta cuando ya no importa. Por suerte sí sabe lo suficiente sobre la gravedad lunar: un, dos, tres, ¡hop!

	Prisionero de su esfera, se concentra como le han enseñado para mantener la calma: las turbinas no arrancarán. Se sienta sobre una roca y admira una vez más la profundidad azul de la otra esfera. Sus ojos encuentran sin querer la casa donde se crió, 'debe hacer un día estupendo'. La idea le ha encharcado la mirada, el entrenamiento no sirve para esto, pero uno se da cuenta cuando ya no importa, por suerte sí sabe lo suficiente sobre la gravedad lunar: un, dos, tres, ¡hop!
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: