el viaje del unicornio

6 \06\UTC abril \06\UTC 2011

Ella sabrá lo que hace, puede venir volando, como hace siempre, y buscarme a medianoche con ese tintineo que se oye cuando parpadea; o puede, en cambio, deslizarse bajo mi puerta y pasar toda la tarde mirándome con ese silencio de unicornio; o, tal vez, se acerque sin más, mientras me mece, a susurrarme en esa lengua imposible las cosas más bellas del mundo, pero haga lo que haga siempre sabe qué hacer, por eso ahora, cuando la vea, cuando el Chano me dé la papelina, yo también lo sabré.

 

A %d blogueros les gusta esto: