demografía asistida

11 \11\UTC octubre \11\UTC 2012

Con esa exactitud tan característica de la ciencia, fue trazando líneas rojas en el mapa de una población remota. Así, uno a uno, iba marcando los barrios que, conforme a su programación neuronal, debían desaparecer aquella noche para permitir, al resto de la población orgánica, un disfrute de los recursos similar al que hubo antes del problema. Al terminar, entregó el plano al Departamento de Mortalidad y salió del Centro de Control Demográfico rumbo a su casa en el distrito mixto que, aunque él lo ignoraba, había sido marcado en rojo por otro androide de una ciudad lejana.

funcionario planetario

19 \19\UTC noviembre \19\UTC 2010

Era el momento de probarlo, se había gastado un dineral en el nuevo circuito, esta vez tenía que funcionar. Llevaba un buen rato esperando en la parada del propulsómetro, empapada por la lluvia, jugándose una condensación, debía estar al caer. Ella le había plantado unos meses atrás por un ciberperiodista de sucesos, las profesiones exóticas siempre le habían atraído: criadores de trilonites mutantes, cantantes de politonos, programadores de conciencias replicantes, incluso hubo una vez un artesano informático. El ciberperiodista había pasado a la historia con los otros, pero ese atractivo funcionario planetario todavía rondaba en su memoria, le gustaba recordar la serenidad que le hizo sentir y que por supuesto apreció cuando ya era tarde. El vagón soltó una bocanada de vapor y se abrieron las puertas, allí estaba, impecable, con esa mirada entre interesante y a medio enfocar. Se puso frente a él y ¡click! activó el nuevo dispositivo, algo ocurrió: giró su cuello articulado hacia ella y entornó los ojos, haciendo un segundo escáner, ella contuvo su aliento vacío, pero no pasó nada y el funcionario interplanetario siguió su camino despreocupado. Desactivó el circuito y notó que su sistema de emulación dejaba caer una lágrima, pequeña y perfecta, al tiempo que supo que seguía archivada en su carpeta de olvidados.

he tirado de fondo de armario y he rescatado un micro de hace tiempo porque creo que en las dos semanas que vienen no habrá posts y es que es muy sacrificado irse de vacaciones a ¡Japón!!!!

A %d blogueros les gusta esto: