pequeña galaxia

21/09/2011

Tú y yo podremos pasear juntos bajo ese cielo estrellado, caminando boca abajo, saltaremos sobre el charco de la vía láctea y jugaremos a la rayuela de estrella en estrella. A la pata coja miraremos hacia arriba para buscar nuestras casas diminutas y dibujaremos continentes fugaces soplando las nubes. Más tarde, cuando ellos duerman, un cometa nos llevará a la cara golfa de la Luna, a las fiestas sinfín que allí dan los selenitas, y estaremos despiertos varios amaneceres, hasta caer rendidos en una playa, y pensaremos que qué gusto olvidarnos de todo esto, que qué alivio renunciar, aunque sea por un instante, a nuestra pobre condición de terrícolas.

Anuncios

retirada

14/09/2011

La noche es una estrella en tu cucharilla, la duda es un adorno en tus anillos, la lluvia es una flecha en tus horquillas, y otras frases cursis y supuestamente profundas podían haberme llevado a ti, cuidadosamente pronunciadas como hechizos en el momento adecuado. En realidad, eso me disponía a hacer el otro día en el office, justo antes de que tirases espantada el café al grito de: ‘¡Coño, me se rompió una uña!’.

A %d blogueros les gusta esto: