ciudad jardín

6 \06\UTC junio \06\UTC 2011

La primavera entró ese año rara, podía haber ocurrido como cualquiera de los anteriores, con el olor a polen de los primeros días de Abril o con una canción de Ruibal, pero no, fue al abrir el grifo del lavabo. Sin más, empezaron a brotar todo tipo de flores, primero margaritas, luego amapolas, peonías y cuando trataba de cerrar el grifo manaban delicadas orquídeas. Rápidamente comprobé el resto de los grifos y, cambiando colores y especies, todo era igual. Abrí las ventanas para que saliera la mareante mezcla de perfumes y, al salir al balcón, pude ver como en el resto de los edificios salían por las ventanas cascadas de flores. Los vecinos también asomados compartían la misma estupefacción con sonrisas estúpidas y risitas nerviosas. Aquello fue rápido, al caer la noche una maraña de tallos, pétalos y hojas cubría la ciudad. Unas semanas después el olor de nuestros cuerpos putrefactos era apenas perceptible sobre la fragancia de la nueva ciudad jardín.

Anuncios

11 comentarios to “ciudad jardín”

  1. Su Says:

    Yuju,

    qué pasada, flores saliendo de todos lados. Pues mira, una visión futurista de este mundo mucho más llena de color y de… buenos olores :)

    Abrazos

  2. Elisa Says:

    Buenas imágenes, inesperada la sorpresa de los cadáveres putrefactos y magnífico título.

    Me gustó.


  3. Con lo floral y bucólico que empezó el micro… ¿Cómo se volvió tan macabro? Me gustó ese contraste, ese final sorpresivo

  4. Ana Says:

    Desde luego el giro final llena de contraste este micro ¿pues no cortamos nosotros flores para poner en jarrones? es la hora de la venganza
    Abrazos

  5. depropio Says:

    Efectivamente, buen giro. Uno asocia las flores a la vida no a la muerte pero como dice Ana, las flores de los jarrones están muertas


  6. Estupendo, sí señor. Me encantó la imagen de las cascadas saliendo de los edificios y la insinuación de que el protagonista no se atrevería a cerrar el grifo si empezaban a salir “delicadas orquídeas” (o eso me ha parecido). También me ha gustado el título [estás sembrado, jeje]
    Abrazos

  7. pablogonz Says:

    Magnífico, memorable. Creo que la inmensa fuerza lírica de la imagen radica en el hecho de esa tensión permanente que la Naturaleza ejerce sobre las obras de los hombres: por ejemplo, las ciudades.
    Un admirado abrazo,
    PABLO GONZ

  8. santamaría Says:

    Elisa, muchas gracias.
    Pablo, no estás para hablar de giros macabros después de ese micro frío :)
    Anita, lo de los jarrones siempre me ha parecido que tenía un punto cruel y egoísta, pero no se me había ocurrido la analogía, me gusta mucho.
    Depropio, sí, las asociamos a la vida, pero casi siempre las pensamos domésticadas, enjarronadas, como decía Ana.
    Rocío, muchas gracias. Sobre las orquídeas no iba tanto por ahí si no por dar el contraste de delicadas con lo que venía luego, pero me gusta la idea.
    Pablo, abrumante comentario. Muchas gracias y un abrazo para ti también.

  9. manuespada Says:

    Un final inesperado, bien podría titularse “Muerte entre las flores”…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: