de sirenas

26 \26\UTC abril \26\UTC 2011

Las sirenas son criaturas mucho más comunes de lo que la gente cree, seguramente caen en el error de pensar que sólo habitan en el mar, pero, como seres fantásticos, pueden caminar a su antojo entre nosotros con unas largas piernas en las que convierten su cola a voluntad. Otras cosas, en cambio, permanecen igual, su belleza sigue siendo la misma en tierra firme, cantan diabólicamente bien y, cuando te miran, es como si la marea te arrastrara y tu única oportunidad es encontrar un madero a la deriva antes de naufragar sin remedio en su mirada. Y así van enloqueciendo uno tras otro a cuantos marineros sin barco encuentran en su camino, dejándote sin rumbo y aturdido, siguiendo su estela, hasta que un día despiertas con un gusto salado en la boca y sólo queda de ella un tenue rastro de arena blanca y, junto a la puerta, las zapatillas azules que una vez se puso una sirena al salir del mar.

image

Anuncios

el viaje del unicornio

6 \06\UTC abril \06\UTC 2011

Ella sabrá lo que hace, puede venir volando, como hace siempre, y buscarme a medianoche con ese tintineo que se oye cuando parpadea; o puede, en cambio, deslizarse bajo mi puerta y pasar toda la tarde mirándome con ese silencio de unicornio; o, tal vez, se acerque sin más, mientras me mece, a susurrarme en esa lengua imposible las cosas más bellas del mundo, pero haga lo que haga siempre sabe qué hacer, por eso ahora, cuando la vea, cuando el Chano me dé la papelina, yo también lo sabré.

 

A %d blogueros les gusta esto: